Ah….¡si hombre, sí!,..


Ah….¡si hombre, sí!,.. son los agit-prop, perry flautas, titiricejas, sindicatos, tontos útiles y demás tropa.


Marxistas de la corriente Groucho, aquel que dijo lo de «éstos son mis principios, y si no le gustan, tengo otros», capitaneados por su oficial de campaña Alfredo P., los mismos que en el 2004 mandaba el “cabo furriel” Pérez Rubalcaba, ¡ah…si hombre, sí! aquel que era portavoz del Gobierno de los GAL con Felipe González, ese que acaba de, junto con su ya cadáver político Zapatero, trazar la hoja de ruta a la Máxima Instancia Jurisdiccional del Estado para legalizar el terror, a través de Bildu, de ETA, ….¡si hombre, sí!, ese que ahora pretende ser Presidente de todos los españoles que, por intereses personales y partidistas, ha traicionado.

Radicales de izquierdas camuflados en ese movimiento de perry flautas , que fue, el 15M, promovido, alentado, guiñado últimamente por el candidato¡ah…si hombre, sí!, igual que aquellos aguerridos burgueses, hoy escandalosamente “forrados”, titiricejas que irrumpieron en el Congreso con camisetas del «No a la guerra», convirtiéndolo en el “sambenito” inquisitorial con el que condenar a millones de españoles, a los que una conocida columnista calificó directamente de «hijos de puta». No les importaron ni las resoluciones de la ONU contra Saddam Hussein, ni que fuera un genocida, ni que llegáramos no con tropas sino con ayuda humanitaria después de acabada la guerra, ahora han decidido enviar tropas a Libia y callan como cobardes lo que entonces vocearon. Sólo les importaba agitar con la mentira para conquistar todo el poder que aún no estaba en sus manos. La obscenidad superó lo vomitivo, incluso por los que perpetraron el numerito en las iglesias.

Sindicatos, terminales mediáticas, políticos y tontos útiles, mandados por el mismo capitán, ¡ah...¡si hombresi!, aquel “cabo furriel” que los comandaba en 2004 y que la tensión que crearon fue tan eficaz que más de uno estuvo a punto de salir de alguna tertulia con un golpe –los insultos se daban por descontados-.

Medios de comunicación que por un plato de lentejas, o pago de prebendas, traicionan, como él, al pueblo al que se deben. ¡Ah…si hombre, sí! igualito que aquel director de un programa de radio que en 2004 afirmó que en el «No a la guerra» se sentía treinta años más joven y un cantautor que decía que había visto a todo el pueblo detrás de él¡Ah…si hombre, sí!, en aquel programa del locutor que se afirmó de manera falsa y reiterada que se habían encontrado los restos de terroristas suicidas, los miembros de sindicatos y partidos sitiaron las sedes del PP al grito de «¡Asesinos!» y Rubalcaba, impúdicamente, violó la jornada de reflexión acusando al gobierno de mentir.

El PSOE (de Zapatero) y los independentistas autonómicos, principalmente vascos y catalanes, comprados, sin comillas, por el agónico Gobierno de ZP, del que tanto le ha costado salir a nuestro impúdico candidato, odian a España y al PP, al que identifican con España. ¡Ah…si hombre sí!, los mismos que sabían, antes del 2004, que el PP podía ganar más elecciones que había triunfado en todas las áreas –especialmente la económica- donde ellos habían fracasado y que esa circunstancia los mantendría fuera del poder hasta la jubilación. No estaban dispuestos a consentirlo, pensara lo que pensara el sufrido pueblo español.  El primer ensayo fue la campaña, sucia en todos los sentidos, del «Nunca mais» acusando impunemente al gobierno de un desastre natural.  Pero las elecciones municipales dieron la victoria al PP precisamente en los municipios más afectados y comprendieron que la próxima campaña habría de ser más explosiva.  La ocasión vino con la intervención en Irak.  El agit-prop llegó a su estallido final el 11-M. Tras aquella maceración de dos años y doscientos muertos, un sector del pueblo español llevó a ZP a la Moncloa.  Vino entonces la consumación de una orgía de hipocresía y demagogia. Nunca creí que fueran pacifistas. Pero agitando aquel pacifismo falso, lograron que no pocos creyeran que un atentado terrorista es culpa del gobierno, naturalmente si es de derechas. Entonces, sus mentiras cambiaron la Historia de España de la peor manera, entregando el poder a quien ha empujado a la nación por el camino de la crisis económica, del desplome educativo, del recorte de las libertades y de la ruina Institucional. ¡Ah…si hombre, sí!, ahora son los mismos, los descendientes y seguidores de aquellos que en 1934 comenzaron la guerra civil española, es decir, el PSOE y los separatistas, en una estrecha alianza, uniéndoles el odio a España y a la derecha a la que identificaban con España (exactamente como ahora, ¿verdad?). ¡…Si hombre, sí!, El PSOE intentó dar un golpe de Estado revolucionario en 1934. La Esquerra intentó una insurrección secesionista para conseguir un Estado catalán independiente. Tras su momentáneo fracaso, las hostilidades se reemprendieron el 16 de febrero de 1936 con una campaña de asesinatos y atentados, huelgas, incendios, destrucciones, etc. que culminaron con el asesinato del líder de la oposición conservadora, Calvo Sotelo el 12 de julio de 1936.

Todos ellos, los citados y alguno más agit-propestán en estado de alerta, para movilizarse a la voz de su capitán e impedir la gobernabilidad de España, cuando gane el PP, si no se le pasa antes por la cabeza, al recién ascendido dirigente, alguna tentación totalitaria o siniestra maniobra, como históricamente y creemos haber demostrado, ha venido sucediendo.

¿No es preocupante tantas similitudes?: ¡Si hombre!,.. ¡si hombre sí!,..¡ ya lo creo que, sí!…
No obstante, a corto plazo, me consuela tener tanta dependencia de Merkel, que además de frenarnos en el despilfarro económico lo haría, por la cuenta que le trae, ante cualquier macabro intento desestabilizador del “establishment politic” y aunque las dependencias sean malas, peor son las revoluciones o golpes de estado, de lo que en España, por desgracia, sabemos mucho. A medio y largo plazo mi consuelo y esperanza está puesta en un triunfo electoral, suficiente, de la derecha civilizada de España que es el PP y algunos más, que también lo son, pero que, por miedo al sectarismo de la izquierda, tiene temor a decir que son católicos y de derechas y lo que a mí no me sorprende…¡Si hombre, si!, llegar hasta tener precaución, si no miedo, de decir, últimamente, que eres del Madrid.

Dijo John Fitzgerald Kennedy, uno de mis más importantes ídolos políticos: Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas. " y que yo suscribo íntegramente.

¡Estemos, también, todos alerta, predispuestos a ello y que Dios reparta suerte!.



15/07/2011

Fdo.: Emilio Clemente.- Expresidente de la Diputación de Guadalajara